“Hay que perder el miedo a aplicar la tecnología al Patrimonio”

Es una premisa que tenemos clara en la Fundación Santa María la Real y que llevamos defendiendo desde hace años con iniciativas como el sistema de monitorización del patrimonio (MHS),  orientadas a mejorar su conservación preventiva y gestión inteligente.

 

Nuestra compañera, Begoña García, directora del área de Conservación del Patrimonio, ha sido la encargada de explicar nuestra experiencia en innovación aplicada al patrimonio, en el foro sobre esta cuestión, organizado por la Junta de Castilla y León en Valladolid.

“Desde la Fundación llevamos años impulsando la transformación digital del sector del patrimonio. Creemos que al igual que ocurre en el otros ámbitos, el dato, el conocimiento exhaustivo de lo que nos rodea, es la mejor herramienta para una correcta toma de decisiones y las nuevas tecnologías pueden facilitarnos esa información precisa, objetiva e inmediata”, comentaba Begoña y  exponía algunos ejemplos concretos.

Conociendo el grado de temperatura o humedad de un edificio histórico, sus condiciones ambientales, es posible reaccionar con mayor prontitud ante una situación extrema que puede poner en riesgo la conservación de una obra de arte. Además, “podemos incidir en aspectos como la eficiencia energética, la seguridad e incluso facilitar la dinamización turística no sólo de un edificio o de un espacio patrimonial, sino de todo un conjunto monumental o de un territorio”, apuntaba.

No en vano, la Fundación ha logrado monitorizar ya casi un centenar de edificios, como la catedral de Palencia, la villa Romana de La Olmeda, la fachada de la Universidad de Salamanca o el Museo de Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, facilitando su conservación preventiva y su gestión inteligente. Actualmente, la entidad aporta su experiencia en la puesta en marcha de diferentes proyectos de cooperación transnacional como SHCity, que ha servido para desarrollar una plataforma tecnológica que consolida Ávila, como ciudad patrimonial inteligente y facilita el trabajo de los gestores. 

 

Sensor colocado en la Fachada Rica de la Universidad de Salamanca

 

¿Cómo? Sencillo, posibilitándoles el acceso online, a un panel de control en el que, a través de un modelo 3D de la ciudad o del edificio monitorizado, pueden saber en todo momento cuál es su estado. De este modo, sabiendo lo que ocurre en cada uno de ellos, con información objetiva y precisa, pueden mejorar el diagnóstico y la toma de decisiones. Además, la plataforma, les alerta en el caso de detectar algún riesgo o parámetro descontrolado para que puedan reaccionar de modo inmediato. Por ejemplo, si se detecta una situación de humedad excesiva o si registra un número descontrolado de visitantes saltará una alerta en la pantalla del panel de control, para que el encargado de supervisar los datos pueda actuar.

“Las nuevas tecnologías no son el futuro, son el presente y de su correcta aplicación y utilización, de que sepamos adaptarlas y aprovechar las oportunidades que nos ofrecen, dependerá en gran medida la supervivencia de nuestro patrimonio y nuestra capacidad para transformarlo en eje de desarrollo territorial”, concluía García.