La obra románica y sus protagonistas, tema central de la primera “Lección de Arte” en Valladolid

Día 1 Lecciones de Arte

La ejecución técnica de la obra románica, quiénes participaban en la construcción, qué materiales utilizaban o cómo lograban los acabadosserán algunos de los aspectos que se  aborden a partir de hoy en laI Lección de Arte que se impartirá en la sede de la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico en Valladolid, la Casa Luelmo.

 

15 alumnos participarán desde hoy y hasta el jueves, 25 de febrero, en el primer curso que la Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico ofrece en su sede de Valladolid, la Casa Luelmo. Bajo el título “Lecciones de Arte (I): La obra románica y sus protagonistas” la actividad formativa se centrará en desgranar qué oficios participaban en la construcción de los edificios románicos.

Así, de la mano del historiador José Luis Hernando Garrido, a lo largo de cuatro jornadas, en horario de 18.00 a 20.00 h., los participantes se acercarán a aspectos como las actividades y oficios que participaban en la construcción de templos románicos; los promotores y mecenas de las obras; las artes plásticas o las huellas que los artistas dejaban en sus creaciones.

“Veremos comoen la construcción de época románica intervinieron muchos artífices especializados”, explica Hernando Garrido, quien apunta que “en los templos alzados entre los siglos XI y XIII nada quedaba al azar, sino que cada espacio eclesial respondía a las necesidades litúrgicas cristianas que condicionaban tanto su estructura, como su decoración”.

 

Alto grado de especialización en los oficios medievales

 

Canteros, carpinteros, herreros, pintores o vidrieros son algunos de los muchos profesionales que participaban en la construcción de las obras románicas. En contra de lo que pueda parecer actualmente en algunos de estos oficios se detectaba “un alto grado de especialización” y un “gran conocimiento técnico”, asegura José Luis Hernando Garrido, quien defiende que el concepto de medieval está en muchos casos alejado de lo tosco o rudimentario.

Como podrán ver los alumnos de esta primera Lección de Arte, una vez trazado el edificio, se procedía a su construcción. “Para elevar sus muros se iniciaba un dilatado proceso en el que operarios y artesanos trabajaban bajo la dirección del maestro de obras”.  

Tomando como ejemplo templos y edificios de toda la Península e incluso de otros países europeos, será fácil apreciar cómo la obra no se daba por concluida hasta que la construcción se investía de belleza con pinturas y esculturas, amén de pavimentos, tapices, frontales de altar, coros, libros litúrgicos o piezas de orfebrería”, comenta el profesor.

 

Ocho cursos en Valladolid

 

Finalizada esta primera Lección, del 14 al 17 de marzo, se llevará a cabo la segunda, centrada en el Camino de Santiago. “Hemos previsto cuatro lecciones que se complementan, pero que pueden funcionar perfectamente por separado”, explica Pedro Luis Huerta, coordinador del programa de cursos de la Fundación, quien recuerda que junto a la que comienza hoy y a la del Camino de Santiago, se impartirán otras dos más en noviembre y diciembre, centradas en la iconografía románica y en la vida en una aldea medieval.

En total, a lo largo de este año, la entidad tiene  previsto impartir en Valladolid un total de ocho cursos, seminarios y talleres. Junto a las cuatro lecciones de arte, un taller de fotografía y patrimonio, otro sobre aplicación de nuevas tecnologías a la representación del patrimonio, un curso centrado en la gastronomía en la historia y la segunda edición del curso de “Cine y Patrimonio”.

 

Toda la información sobre precios, matrículas, programas y plazos de inscripción para cada uno de  los cursos, talleres y seminarios estará disponible, progresivamente, en la web de la Fundación o en el portal Románico Digital

 

Descarga aquí la nota de prensa en .pdf

 

IMAGEN: El historiador José Luis Hernando Garrido durante una de las charlas que se impartieron en las Jornadas Cuturales Románico Norte, celebradas en 2015 en Valladolid. Archivo FSMLRPH